sábado, 2 de junio de 2012

Compostaje

El hecho de compostar no es nada nuevo, desde siempre se han hecho montones para reciclar los sobrantes y reincorporarlos al suelo para alimentar las cosechas, era una manera de aprovechar la materia orgánica.
Hoy en día con los equipos de medidas y los estudios realizados sabemos como funciona y que necesita para conseguir un compost higiénico, nutritivo, equilibrado y sin que aporte semillas de hierbas no deseadas.
Para conseguir este compost es preciso reunir ciertas condiciones que favorezcan la proliferación de las bacterias necesarias para la descomposición de los residuos orgánicos.
Las condiciones son .
  • Un masa de materiales orgánicos a descomponer mínima de entre 800 a 1.000 Kgr
  • Que la masa mantenga una relación carbono/nitrógeno entre 25 a 35 o sea entre 25 y 35 partes de carbono por una de nitrógeno.
  • Temperatura adecuada que no se superen los 70 grados para mantener todos los nutrientes y que no baje de los 60 en su fase inicial para conseguir pasteurizar la masa y eliminar los patógenos
  • Humedad entre el 50 y el 60 % de humedad para que aparezcan los microorganismos que se encargan de la descomposición
  • PH que se debe de quedar después de la descomposición entre el 7 y el 8.
  • Oxigeno para mantener la actividad de los microorganismos, evitar malos olores y conseguir el compost en el mínimo de tiempo
 El montón:
Debe de tener una altura máxima de entre 1,20  y 1,50 metros para que el peso no apelmace los materiales y el oxigeno llegue a todas partes y la anchura recomendable es de 1,50 metros y la largura que de según los materiales empleados.
Se distribuirá los materiales por capas procurando que cada capa no tenga más de 20 centímetros de alto lo que supondrá repartirlos en 6 o 7 capas .
Para calcular cuanto material de cada hay que poner por capa aplicaremos esta formula

(Kg1ºmaterial x relación C/N)+(Kg2ºmaterial x relación C/N)+(..x...).+..
------------------------------------------------------------------------------------ =R C/N = de 30 a 35
                                              Suma de todos los Kg.

 O sea los kg de 1 material empleado multiplicado por la relación carbono/nitrógeno que hay en la tabla superior + lo mismo del 2ª material + lo mismo por cada material empleado. Todo ello dividido por los kg totales de los materiales y el resultado tiene que estar entre 30 y 35
Como se consigue esto???
Se coge el material más escaso y se pesa.... se divide en el nº de capas que vamos a hacer el montón y ya tenemos el primer material con peso y relación C/N y después se va probando hasta conseguir el resultado de entre 30 y 35.
Una vez hemos cuadrado los kg de cada material es más practico pasar los Kg a volumen para no tener que pesar cada vez , por ejemplo. si tenemos que poner30 Kg de estiércol por capa y cada capazo o recipiente donde hemos pesado el estiércol pesa 10 Kg  pues en cada capa se pondrá 3 recipientes de estiércol y así con cada material.
Es mejor poner abajo el material más grueso bien repartido para ir añadiendo materiales más finos hasta completar todos los materiales y volver a empezar con el más grueso en cada capa.
Dependiendo del suelo donde se vaya a esparcir el compost, se puede añadir hasta un 6% de materiales minerales para subsanar las carencias del suelo y esto no alterará la Relación C/N ni el PH del montón

La temperatura.
Si queremos un compost pasteurizado ( sin patógenos ni semillas) Hay que conseguir que en su etapa de temperatura alta  esta llegue hasta los 65º durante 10 días sin sobrepasar los 70º; Por lo que tendremos que tomar medidas de la temperatura regularmente y en varias zonas del montón.
En el proceso se pueden diferenciar cuatro fases térmicas:
1.-La inicial o mesófila , con temperaturas en  aumento, sobre 40ºC,
2.-Le sigue la fase termófila de altas temperaturas, sobre 65ºC, de intensa actividad y degradación de los materiales,
3.-Después tenemos  una fase de descenso de temperaturas, donde es adecuado realizar el volteo del montón.
4.-Por último llegamos a la fase de maduración, donde la temperatura se iguala con la del medio ambiente.
La subida de temperaturas es un indicador de el buen funcionamiento del proceso, a veces  la temperatura se estanca y es preciso dar un volteo al montón para reactivarlo.

Humedad:
La humedad idónea del montón esta entre el 50 y el 60 % dependiendo de los materiales ( si hay material leñoso hasta el 75%) humedad que habrá que ir dando a medida que el calor generado evapore la humedad.
Para darle esa humedad hay que ir mojando los materiales a medida que se va haciendo el montón, pero evitando un exceso de agua  porque esta desplazaría al oxigeno produciendo una descomposición anaerobia que produciría malos olores.
Y tampoco podemos quedarnos cortos porque sin la humedad necesaria disminuye la actividad de los microorganismos .
Para tener una orientación a medida que se hace el montón se coge un puñado de material y se aprieta con fuerza, si escurre esta demasiado mojado, y si al abrir la mano no se queda el puñado más o menos compacto es que esta demasiado seco. O sea lo ideal es que al apretar el puñado y abrir la mano el material se quede con la forma de cuando estaba apretado pero sin que escurra agua

El PH:
El Ph va variando según la fase de descomposición de los materiales, primero baja por la descomposición de los hidratos de carbono liberando ácidos orgánicos, seguido de una subida por la formación de amonios estabilizándose al final de la fases térmicas quedando en valores neutros (7-8)
Hay que tener en cuenta que los hongos resisten un Ph entre 5 y 8 y las bacterias entre el 6 y el 7,5

El oxigeno:   
Para que el oxigeno llegue a todas partes del montón la altura final de este no tiene que superar el 1,5 metros para evitar que por el peso pierda porosidad y falte oxigeno.
Igualmente hay que mezclar los materiales más gruesos con los más finos para crear espacios de aire necesarios para la perfecta descomposición .
Con una ventilación excesiva se puede perder humedad lo que detendría la actividad microbiana del montón   
 Otros factores:
Influye también  el tipo de materiales que se hayan empleado aunque mantengan la proporción C/N pueden tener más azucares por ejemplo lo que da más energía al montón provocando un aumento de la temperatura por lo que es esencial el control de la temperatura.
Pueden surgir problemas como:
No se alcanza la temperatura idónea (65º) 
Causa 
  •  Falta de humedad se soluciona regando el montón
  • Exceso de humedad se soluciona añadiendo materiales secos
  • Los materiales están demasiado compactados hay que añadir materiales grueso
  • Tamaño del montón pequeño  hay que aumentar el montón (mínimo 1.000 Kg)
  • Relación C/N inadecuada se soluciona ajustando de nuevo los materiales con la formula de arriba
La temperatura sobrepasa los 70º
Causa. Los materiales son muy energéticos se soluciona regando para bajar la temperatura y si es preciso se da un volteo .
De esta manera se puede conseguir que el montón haya fermentado completamente en 40 o 60 días y después de dejarlo madurar otros 60 días  ya esta listo para ser usado.
Para el autoconsumo esta complicado si no se tiene una extensión considerable de terreno de donde sacar los materiales que por cierto mejor dejar secarlos antes de incorporarlos al montón y sacar 1.000 Kg de materiales secos o semisecos es bastante difícil para un hortelano de autoconsumo pero si de este post ha sacado algo que le pueda servir o se decide por asociarse con otros como él para hacer el compost como aquí  he descrito puede estar seguro de usar cualquier material aunque haya sido atacado por alguna enfermedad o plaga con la confianza de que no se transmitirá al futuro huerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario